Hoy quiero mencionarte qué hay detrás de la inversión en una prótesis. Como recién amputado, seguramente tú o algún miembro de tu familia tendrán la inquietud de buscar precios de las prótesis, incluso desde la primera semana de la cirugía. Es muy común que suceda, pues es una manera de tomar el control de la situación y hacer que todo vuelva a la normalidad lo más pronto posible en tu vida, que vuelvas a caminar y que todo pase “rápido”.

Cuando hacen los primeros presupuestos de las prótesis por Internet, de $25,000 a $1 millón de pesos (M.N.) se quedan asombrados y en ciertos casos desilusionados, pues la mayoría de las personas no puede pagarlo.

Quiero dejarte claro que después de perder una extremidad, vivirás un proceso que tomará tiempo, para algunas personas volver a caminar les ha tomado dos o tres meses, otros esperan años.

¿Qué lo hace diferente?

Puede ser que tengas un seguro médico que te cubra el costo de la prótesis, o que hayas tenido un accidente laboral y que tu empresa o la Seguridad Social a la que eres derechohabiente pague la atención integral.

Te hemos mencionado que el mercado de venta de prótesis en México no está regulada, presta mucha atención al lugar y profesional de la salud al que acudes para tener el servicio.

Algunos son “pseudo protesistas” es decir, no tiene la experiencia ni conocimiento para ofrecerte el servicio, en otros casos, cobran cantidades muy elevadas, por encima del promedio.

¿Qué te sugerimos? 

En primer lugar, acude con un protesista que tenga: 1) formación académica; 2) experiencia clínica, 3) actualización (cursos, seminarios en tecnología protésica); 4) que pertenezca a algún gremio protésico; 5) casos de éxito comprobables.

Cotiza con dos a tres protesistas mínimo y valora calidad de atención, tiempo de entrega, garantías, marcas de componentes protésicos que maneja, así como flexibilidad en los pagos.

Por otro lado, te invito a que cambies la palabra “gasto” por  “inversión”; una prótesis es una inversión en ti, en tu salud, en recuperar tu movilidad. Una inversión bien hecha en una prótesis que tenga el mantenimiento adecuado, puede durarte 5 años o más.

Finalmente, si tu presupuesto no te permite tener una prótesis, puedes buscar alguna institución pública, campaña de donación de prótesis u organización civil que te ofrezca el servicio que requieres.

En otro artículo te compartiré cómo puedes organizar una campaña de crowdfunding para obtener tu prótesis.

Compárteme por favor tus comentarios y otros temas de tu interés. Siempre es un gusto saber de ti. ¡Muchas gracias!

Estefania Cervantes, fundadora de Ampuvalia, A.C.